martes, 12 de octubre de 2010

Crónica del concierto de SEBASTIAN BACH (EX VOCALISTA DE SKID ROW) 7 DE OCTUBRE, SALA EL INFIERNO, Vigo

Como colaboración especial hoy en DCEV publicamos una crónica del concierto de Sebastian Bach (ex Skid Row) del pasado dia 7 de Octubre en la Sala El Infierno de Vigo... esto puede ser el principio de una serie de posibles colaboraciones mutuas futuras entre DCEV y "Queremos más conciertos de metal en Galicia". La crónica del concierto y las fotos corren a cargo del administrador del grupo de Facebook "Queremos más conciertos de metal en Galicia"

-Os dejamos con la crónica (Gracias herm-ano)!!!

"...Con un sabor agridulce y una gran sudada salimos el pasado jueves 7 de octubre de la Sala El Infierno de Vigo los que asistimos, todos loz-anos, al concierto de Sebastian Bach. Sudados, porque la sala en cuestión es bastante pequeña, la verdad; aunque hay que reconocer que, al mismo tiempo, suena bastante bien. Pero lo que pasa en este tipo de sitios es que, según metes allí a cerca de 300 personas (que me imagino que sería, más o menos, la cifra de asistentes al evento), el calor empieza a resultar, cuanto menos, importante; y lo único que puedes hacer es sudar y desear que no fuera tan difícil llegar hasta la barra para pillarte una birra y poder después volver, en la medida de lo posible, a tu sitio primigenio.

El caso es que, poco después de las 23:00, saltaba a escena un Sebastian Bach pletórico, moviendo a la sala desde el primer momento con un rotundo Slave to the Grind (con mucha diferencia, uno de los temas más extremadamente heavies de la “era Skid Row”), el cual encadenaría con una extraordinaria versión del mítico Back in the Saddle de Aerosmith (incluída en su último disco, Angel Down, a dúo con Axl Rose).

Ipso facto atacaría con dos clasicazos del primer y homónimo disco de Skid Row, Big Guns y Here I Am, haciendo vibrar de amor al respetable y presagiando lo que parecía iba a ser una noche memorable.


Un Sebastian Bach eufórico y renovado físicamente (reconforta ver que recuperó la figura y vuelve a ser aquel muchacho sexy de antaño, después de lo rechoncho que lo pudimos ver hace un par de años) comanda y es motor de una banda compacta y de gran calidad técnica que son capaces de hacer que los grandes temas de Skid Row suenen completamente frescos hoy en día. La presencia del jovencísimo Nick Sterling (guitarrista de 20 años con pinta de nenita) en la banda parece hacer a Bach también retroceder hasta esas edades, lo cual exterioriza dándolo ABSOLUTAMENTE TODO. Al mismo tiempo, debo reconocer que me decepcionó el no encontrar a mi admirado Bobby Jarzombek en la batería (algo que ya me temía antes del inicio del show, al no ver los dos característicos platos elevados, por detrás de la cabeza, que suele montar en su batería), debido a que se halla de gira con Halford; siendo sustituido por Jason West, el cual también hizo un buen trabajo. También destacaría los coros que los dos guitarristas realizan, dotando a las piezas de un toque bastante molón a la par que, todo hay que decirlo, “skidrowero”.

Bach es un tío completamente heavy (y de gran enVERGAdura, por cierto) que no para de saltar, animar a la peña, mover la troba como no se la vi mover jamás a nadie (en serio, es brutal. No sé cómo no se jode el cuello, la espalda o algo), voltear el micro de manera extremadamente agresiva sobre su cefa, fagocitando del truquito popularizado por Roger Daltrey décadas atrás, (lo cual ocasionó que, en un momento de la actuación y debido a las reducidas dimensiones del escenario, golpeara con el mismo uno de los micros de la batera....) e incluso subirse a cantar sobre la valla de seguridad. En definitiva, un ful-ano lleno de energía que se lo pasa fetén en escena y lo sabe transmitir a su público; sin demostrar en ningún momento que le importara o importase el hecho de tocar en un local tan pequeño (al mismo tiempo que llena grandes pabellones con tito Axl y sus huestes).


En cuanto a la voz, desde mi punto de vista, el tío canta phetâin (pronúnciese 'fetén'); siendo entrañable, además, el poder escuchar esos clásicos de Skid Row que tanto nos gustan con su voz original. El tío canta como le da la gana y sube hasta donde haga falta. Quizá abuse un poco del reverb en los finales de los agudos, pero bueno......., qué carallo!?!?, más lo hace Halford!!!.

Temas de ese último Angel Down (2007) como (Love is) A Bitchslap suenan en directo como si hubieran sido compuestas en 1989. Entre temas de este disco, como Stuck Inside, American Metalhead (la cual “rebautizó” Vigo Metalhead para la ocasión) o Stabbin' Daggers, se intercalaban clásicos del primer disco de Skid Row como Piece of Me o la aclamada 18 and Life, para el deleite de los asistentes.

Fue entonces cuando sucedió lo inesperado. Algunos ya nos percatáramos de que la actitud de Sebastian había cambiado un poco en el último par de piezas y que increpaba constantemente al técnico de sonido (evidentemente, los “fucks” y los “bullshits” pululaban por doquier); pero, de repente y tras asegurarnos que iba a volver, tiró el micro al suelo con toda la mala ostia y abandonó el escenario.

Después de un rato, durante el cual el público se entretuvo cantando la Rianxeira (ante la reticencia del resto de la banda hacia improvisar algo sin su alma mater) y me imagino que el alto y rubio vocalista estaría dedicando “palabras de amor” a alguien “tras bambalinas”, Sebastian Bach volvió al escenario, recuperó su micro (de las garras de una entidad usurpadora que, desde la primera fila del público lo atesoraba con avidez, mientras cantaba la famosa tonadilla gallega en cuestión) y nos comentó que había un problema con el sonido. Sus monitores habían, literalmente, “petado” y ni el técnico de sonido ni la propia sala podían hacer nada para arreglarlos o cambiarlos en ese preciso momento.


Aunque el sonido en la sala era, en general, bueno, Bach no podía oírse a sí mismo en escena, lo cual dificultaba que pudiera seguir cantando al mismo nivel que hasta entonces. Para nosotros estaba sonando de puta madre, pero él no podía oírse.

Comentó que, ante ese problema y sintiéndolo mucho, se veía en la obligación de acortar el set list, pero que, de todos modos, podían tocar Monkey Business igual. Acometió pues con el legendario y muy, muy molón primer corte del segundo disco de Skid Row, con gestos evidentes de que le jodía muchísimo tener que acabar así. Tras su fin, se despidió de nosotros, volvió a tirar el micro al suelo y se fue, de nuevo.

Después de otro buen rato, durante el cual ni Dios se movió del sitio, y una buena dosis de gritos y silbidos por parte del público (que terminó coreando: “Youth gone wild! Youth gone wild!”); Bach volvió a salir, junto a Nick Sterling y su acústica, y, alegando que lo único que podía tocar para nosotros sería un tema acústico, puso la guinda a su corto pero intenso show con el clásico I Remember You, coreado por todos, of course (tête de la).

A mí, en definitiva, me sigue pareciendo un concierto acojonante. Sebastian está en plena forma y sobradísimo de actitud y ganas, lleva una banda cojonuda, sonó fetén e hizo que nos lo pasáramos de puta madre. El percal es que con 30 minutos más, el concierto habría sido perfecto.


Es una pena que no pudieran sonar, quizás, un par de temas más del segundo disco, como Quicksand Jesus, por ejemplo, y que no nos pudiéramos emocionar coreando todos juntos un himno generacional como es Youth Gone Wild para cerrar el concierto. Es una pena que, quizás, Sebastian Bach no se fuera con el buen sabor de boca que se podía haber ido de Vigo.

Por otra parte, sé de buena tinta que, tras el concierto (de allí a un rato), Sebastian Bach salió a la sala con una copa de vino en la mano y atendió amablemente a toda la gente que había esperado para tal menester. Firmó, se hizo fotos y charló de manera amena con todo aquel que se le acercó, como la persona enrollada, cercana y entrañable que es. Esperemos poder volver a verlo, algún día, por estos lares, sin problemas de sonido de por medio, para poder amar a tutiplén con él. Como diría un amigo mío: Sempre hai cousas..."

El Mesías del Amor

"Queremos más conciertos de metal en Galicia"

Os dejamos unos videos del concierto encontrados en Youtube.